Consejos de Basilea: eventos importantes, sorteos y ofertas de paquetes

Suscríbase ya

Hitos arquitectónicos en 72 horas

Le contamos el mejor modo de descubrir la arquitectura de Basilea combinándola con hitos culturales y gastronómicos. ¿Se atreve con nuestro programa de tres días?

Rheinweg Architektur

Día 1

Llegada a Basilea y registro en el Nomad Design & Lifestyle Hotel(1). La moderna arquitectura de Buchner Bründler y el diseño habitable le dan un toque urbano a este hotel situado en el centro de Basilea. Cuenta con un restaurante propio, Nomad Eatery, ideal para tomar fuerzas antes de visitar la ciudad.

Comience su recorrido de exploración en la zona de Kleinbasel.Allí podrá conocer algunos ejemplos fascinantes de arquitectura contemporánea.

Uno de ellos es la Werkraum Warteck pp(2), una antigua cervecería construida hacia 1900, con su icónica chimenea. En la actualidad es la sede de  LISTE Art Fair Basel, una de las principales ferias para galerías jóvenes, que se celebra coincidiendo siempre con Art Basel. Werkraum Warteck pp ofrece espacios para los proyectos culturales y creativos más diversos. Además, el impresionante edificio alberga los locales SUDCantina Don Camillo y Kulturbeiz 113, donde podrá tomar un pequeño refrigerio disfrutando de las magníficas vistas. 

El siguiente punto del recorrido es el edificio más alto de Suiza: con sus 178 metros, la Torre Roche(3)(edificio 1), firmada por Herzog & de Meuron, marca como ninguna otra construcción la silueta urbana de Basilea. 

Justo detrás se encuentra el Museo Tinguely(4), del arquitecto tesinés Mario Botta. Situado al mismo borde del Rin, alberga la mayor colección de obras del artista suizo Jean Tinguely (1925–1991). Podrá almorzar con vistas al río en la cafetería del museo, Chez Jeannot

Tras dar un paseo a orillas del Rin y cruzar el puente Wettsteinbrücke se encontrará usted con la impresionante ampliación del Kunstmuseums(5). Es uno de los tres edificios del museo, diseñado por el estudio de arquitectos de Basilea Christ & Gantenbein, . Justo al lado, en el patio del edificio principal de 1936, obra del arquitecto de Basilea Rudolf Christ, se encuentra el Bistro Kunstmuseum: un lugar perfecto para tomarse un café mientras se disfruta de la escultura de Auguste Rodin«Los burgueses de Calais».

¿Cómo terminar un día lleno de maravillas de la arquitectura? Lo mejor es hacerlo con otra delicia arquitectónica: la cervecería Volkshaus Basel(6), transformada por Herzog & de Meuron, es todo un punto de encuentro gastronómico y cultural en la zona de Kleinbasel.

Día 2

Inicie la jornada visitando el que seguramente sea uno de los barrios más interesantes de Basilea: Dreispitz. En el antiguo emplazamiento de la zona franca aduanera de la ciudad, hoy pueden encontrarse obras de prestigiosos arquitectos. Entre ellas figuran la Escuela Superior de Diseño y Arte de Morger + Dettli, el característico edificio Oslo Nord de ffbk Architekten o el llamativo inmueble de viviendas «Helsinki Dreispitz» de Herzog & de Meuron.

Estando en Dreispitz es obligatorio visitar el apasionante centro de arte electrónico HeK – Haus der elektronischen Künste(2). Allí mismo podrá reponer fuerzas tomando un café, un sándwich o algo para picar en el Bistro Genusswerk.

Tras ello, la siguiente parada de la ruta es el Schaulager(3), un edificio arquitectónicamente impresionante, debido también a los arquitectos de Basilea Herzog & de Meuron. El Schaulager es una institución artística muy particular, porque no es ni un museo ni un almacén de arte tradicional. Tenga en cuenta que solo está abierto al público durante la celebración de exposiciones.

Con el transporte público podrá desplazarse desde Dreispitz hasta el Albergue Juvenil de Basilea(4), una joya arquitectónica en el barrio de St. Alban. A los aficionados a la arquitectura los entusiasmará este «Design Youth Hostel» creado por el estudio de arquitectos local Buchner Bründler. El albergue está a tan solo unos pasos del Rin y del restaurante  Le Rhin Bleu, situado a la misma orilla, donde en la estación cálida se puede disfrutar de un ambiente mediterráneo  y platos veraniegos.

A continuación, cruce el río con el transbordador de St. Alban y disfrute de unos minutos de tranquilidad durante la travesía. Al llegar a la orilla de Kleinbasel le recomendamos pasear por la llamada «Riviera» hasta el muelle de Klybeck(5). En los meses de verano pasará junto a numerosas Buvetten o quioscos, que sirven bebida y comida durante el buen tiempo.

Por cierto: el estudio de arquitectos Herzog & de Meuron se encuentra justo enfrente, al otro lado del Rin. No le será difícil reconocer la moderna construcción de vidrio en medio de las casas tradicionales del casco antiguo.

Al llegar al muelle de Klybeck, lo primero que le llamará la atención será el Holzpark Klybeck, un espacio temporal para actividades culturales, conciertos, bares y eventos de todo tipo. Aquí siempre hay algo diferente en cualquier momento del año.

Para digerir mejor estas grandes dosis de arquitectura le recomendamos tomarse una cerveza de barril en Volta Bräu(6). No tiene más que cruzar el puente Dreirosenbrücke, a pie o en tranvía. En la nave de altos techos de una antigua subestación eléctrica, el maestro cervecero elabora artesanalmente tres variedades diferentes de la marca propia Volta Bräu, que podrá acompañar con deliciosas hamburguesas, entrantes y tablas para compartir. Si aún tiene apetito, unas calles más allá se encuentra el restaurante Perron con su encanto industrial. Está situado en la antigua estación de St. Johann, un edificio protegido que en la actualidad alberga 39 estudios de arte. La oferta se completa con el spa DAMPF°BAD y el bar al aire libre Il Giardino URBANO.

Día 3

Tras desayunar en el hotel, empiece disfrutando de las impresionantes obras de arte de la Fondation Beyeler(1). El espectacular edificio del museo, de Renzo Piano, ofrece una impresionante combinación de arquitectura, naturaleza y arte. La Fondation Beyeler es el museo de arte más visitado de Suiza, y todos los años atrae a un público internacional con exposiciones temporales de altísimo nivel. Un excelente modo de descansar tras la visita es disfrutar de un café en el restaurante Berower Park, un hermoso oasis de tranquilidad en el jardín del museo, con esculturas de Ellsworth Kelly y Alexander Calder.

La impresionante ruta Rehberger(2), de unos cinco kilómetros, conecta la Fondation Beyeler con el Vitra Campus(3), el municipio de Riehen con el de Weil am Rhein, y Suiza con Alemania. A lo largo de la ruta podrá admirar las 24 paradas («24 Stops») del artista alemán Tobias Rehberger, que combina en sus obras arquitectura, instalación, escultura y diseño.

Al llegar al Campus Vitra, y como apoteosis final, podrá volver a disfrutar de edificios creados por arquitectos de fama internacional como Tadao Ando, Frank Gehry, Zaha Hadid, Herzog & de Meuron o SANAA.

Especialmente recomendables son el Vitra Design Museum y el Schaudepot,donde pueden admirarse destacados artículos de diseño de la colección. Antes de emprender el camino de vuelta podrá tomar algo en el VitraHaus Café o, en los meses de verano, en el food truck plateado de los años 60 situado justo delante del museo. Un consejo: regrese a su infancia y concluya la visita deslizándose por el tobogán de la Vitra Slide Tower.