Consejos de Basilea: eventos importantes, sorteos y ofertas de paquetes

Suscríbase ya

Descubra los puestos más bonitos del mercadillo de Adviento

Los encargados de los puestos de este mercado navideño siempre los decoran con mucho esfuerzo y amor. En 2017, los visitantes pudieron disfrutar de la magia de 181 casetas de madera: entre todas, un jurado especializado premió las más bellas. Aquí les presentamos a los ganadores.

Anis Weihnachtsmarkt-Stand

1.er puesto «No alimentación»: Änis-Paradies

«Änis-Paradies» (Münsterplatz, puesto n.º 34) ofrece a los visitantes en la Münsterplatz un producto navideño muy tradicional: moldes con numerosos y variados motivos (Mödeli) que se conocen desde el siglo XIV y sirven para decorar los Änisbrötli, unas finísimas galletas navideñas.

Kulpa Weihnachtskugeln Stand

2.º puesto «No alimentación»: Kulpa Weihnachtskugeln

En la Barfüssergasse se encuentra este puesto que se asemeja a un gigantesco envoltorio de regalo: «Kulpa Weihnachtskugeln» ofrece un surtido casi interminable de magníficas bolas navideñas pintadas a mano, disponibles con numerosos motivos, tamaños y formas. El techo del puesto está adornado con cuatro bolas pintadas con motivos típicos de Basilea: la torre Roche, la Spalentor, el Ayuntamiento y un tranvía antiguo (Barfüsserplatz, puesto n.º 145).

Weihnachtsstand Pretty Sixty

3.er puesto «No alimentación»: The Pretty Sixty Store

En la Barfüsserplatz se encuentra «The Pretty Sixty Store» (puesto n.º 35), que destaca por su primorosa y divertida decoración. El puesto está mullidamente forrado de blanco con detalles rojos como Papás Noel, gorros, setas y otros complementos de los años 60. En el interior, la mercancía se presenta con estilo a pesar de su abundancia.

Feuerzangenbowle Stand

1.er puesto «Alimentación»: Feuerzangenbowle

El puesto de Hans-Rudolf Liechti (Feuerzangenbowle, Barfüsserplatz, puesto n.º 128) en la Barfüssergasse evoca una cabaña de la Selva Negra y se ve desde lejos. Los ingredientes selectos para el ponche o Feuerzangenbowle –ron y pan de azúcar— se preparan en un caldero de cobre. El anexo cubierto invita a disfrutar in situ de esta bebida caliente.