Consejos de Basilea: eventos importantes, sorteos y ofertas de paquetes

Suscríbase ya

2 días de arte en la ciudad

Le presentamos una posible ruta para descubrir las obras de arte más interesantes situadas en espacios públicos. Y es que en las calles de Basilea hay muchas ocasiones de disfrutar del arte con mayúsculas: Pablo Picasso, Jonathan Borofsky o Jean Tinguely son solo algunos de los artistas cuyas obras enriquecen el paisaje de la ciudad. Los numerosos hitos de arte urbano hacen de Basilea un auténtico imán para los amantes del arte. ¡Esperamos que disfrute del paseo!

Tinguely Brunnen

Día 1

Comience el recorrido en la Theaterplatz, donde se encuentra el que posiblemente sea el monumento de arte público más distintivo de la ciudad: la fuente Tinguely(1) (o «fuente de Carnaval»), de Jean Tinguely. Las nueve figuras que escupen agua ofrecen un divertido espectáculo. Y no es casualidad, ya que exactamente en este lugar se alzaba el escenario del antiguo teatro de la ciudad. La fuente Tinguely, inaugurada en 1977, es un homenaje a los actores y bailarines que trabajaron precisamente aquí, y sus figuras están construidas con fragmentos del teatro demolido. La fuente es especialmente bella en invierno, cuando se forman impresionantes esculturas de hielo sobre las figuras.

A muy pocos pasos, delante mismo de la entrada del Theater Basel, se encuentra la siguiente obra de arte: Intersection(2) («Intersección»), de Richard Serra. Las inmensas velas de acero son imposibles de pasar por alto. La escultura, prevista inicialmente en 1992 para su exposición temporal, fue posteriormente donada a la ciudad por un propietario privado y permanece desde entonces en la Theaterplatz.

Intersection – Richard Serra

La siguiente obra se encuentra justo detrás: se trata de la Grosse Mondleiter(3) («Gran escalera lunar») del artista local René Küng. Sus peldaños oblicuos, muchos de ellos formados por ramas, marcan un camino hacia el cielo que se extiende más allá del tejado del teatro. La escultura, con su grafismo lineal, se erigió en la Theaterplatz en 1980.

Mondleiter

El comedor del teatro, abierto al público, ofrece un menú distinto cada día. ¿Qué le parecería tomar un tentempié entre bailarinas de ballet y actores con trajes de escena que hacen un pequeño descanso en sus ensayos?

La ruta continúa hasta llegar la Heuwaage. Allí, la colorida escultura Lieu dit(4) («Paraje») del artista basilense Michael Grossert llamará inmediatamente su atención. Se trata de una mezcla de pintura y escultura, de formas tectónicas y orgánicas, que en 1976 supuso algo nuevo y provocativo en Basilea. Pero la obra también es un símbolo de la amistad entre artistas: cuando un acto vandálico destrozó la escultura poco después de su inauguración, amigos de Grossert repintaron de nuevo el opulento cuerpo.

Lieu Dit

Si sube la escalera que hay detrás y mira hacia la gran pared del edificio situado a su espalda podrá ver la siguiente obra. La grafitera y artista urbana suiza TIKA se ha labrado una fama internacional con sus pinturas de gran formato. Junto a la Heuwaage de Basilea puede admirarse su enorme gallo multicolor(5); más exactamente, se trata de un basilisco, el animal heráldico que representa la ciudad.

TIKA

Regrese al teatro y gire a la izquierda por la Theatergässlein en dirección hacia el aparcamiento de Birsig. En realidad, aquí habría que caminar por el techo, donde está pintado un paso de peatones. La obra Luege-Lose-Laufe(6) («Mirar, escuchar, cruzar»), de Marc Covo, decora el pequeño pasaje desde 1993. Aquí, incluso los carteles están cabeza abajo...

Luege–lose–laufe

Atraviese la Steinenvorstadt hasta llegar al Barfüsserplatz y suba los escalones que llevan a la escuela secundaria (Gymnasium) Leonhard. En el rellano que da hacia el Kohlenberg, sobre una elevada peana, puede verse al Caballero San Jorge(7) desnudo sobre su caballo. La elegante figura de bronce creada por Carl Burckhardt en 1922 se distingue de lejos con su característica silueta en forma de S.

Ritter Georg

Cruzando la Heuberg llegará al Teufelhof Basel, donde el restaurante Atelier resulta perfecto para almorzar. El Teufelhof Basel, en pleno casco antiguo, es una auténtica joya para apasionados de la cultura y sibaritas. Además de un hotel, también alberga un estudio, un teatro, una fábrica de cerveza y una impresionante bodega.

Tras reponer fuerzas, la ruta continúa hasta Auf der Lyss, donde justo detrás del restaurante Harmonie podrá admirar el impresionante mural de The London Police(8). En pleno casco antiguo de Basilea, unos divertidos astronautas diminutos rodean a una mujer tumbada de espaldas.

The London Police

Junto a la Kollegienhaus de la Universidad de Basilea, en la Petersplatz, se alza la escultura Lehrer und Schüler(9) («Profesor y alumno»), del artista basilense Alexander Zschokke,que recuerda a modelos de la Antigüedad clásica y del arte sacro medieval. La imponente figura pretende transmitir una idea de disciplina, ciencia y dignidad, valores que sigue encarnando hoy día la universidad más antigua de Suiza (fundada en 1460).

Lehrer und Schüler

En la Schifflände, a la izquierda del puente Mittleren Brücke, se encuentra la obra del escultor de Basilea Carl Burckhardt denominada Amazone, Pferd führend(10) («Amazona llevando un caballo»).Se trata de la última escultura que realizó antes de morir: de hecho, si se mira con atención pueden encontrarse rastros del trabajo en el modelo de escayola, que no se fundió en bronce hasta 1926, tres años después del fallecimiento de Burckhardt. 

Amazone Pferd führend

Subiendo por Rheinsprung, en el lado izquierdo podrá encontrar en una pared otra obra de un artista local: la Gänseliesel(11) («Muchacha de las ocas»), de Samuel Buri, parece inacabada. El mural representa un modelo de dibujo en blanco y negro, junto al que se encuentran los utensilios del pintor sobre un andamio. Es un trampantojo perfecto. 

Die Gänseliesel

Cruce el puente y, al llegar al otro extremo, podrá ver a su izquierda otro símbolo de Basilea. La escultura Helvetia auf Reisen(12) («Helvecia de viaje»), de Bettina Eichin se alza sobre un pertil de piedra a la orilla del Rin. La alegoría de la patria suiza ha dejado en el suelo su maleta y su escudo y parece mirar pensativa a lo lejos.

Helvetia auf Reisen

Si aún no está cansado y quiere descubrir más ejemplos de arte urbano, le recomendamos seguir paseando un buen rato (20 minutos) por esta misma orilla hasta llegar al puerto. Allí encontrará los focos de arte urbano más apasionantes de la ciudad. La Uferstrasse, junto al muelle Klybeck(13), es un punto de encuentro especialmente concurrido en verano, donde pueden descubrirse innumerables grafitis hasta el Dreiländereck o vértice de las tres fronteras. Complete el día tomando algo en la Landestelle o la Sandoase.

Uferstrasse

Día 2

La segunda parte de la ruta artística arranca en el parque de Wette. Allí, unas vallas blancas(1) rodean zonas de árboles y vegetación silvestre. Aunque a primera vista no parece arte, se trata de la obra Lander/Polka, creada por el basilense Erik Steinbrecher en 2008 en el marco de la remodelación del parque.

Landler – Polka

Si lo desea, puede desayunar o tomar café en el bar Zum Kuss, resultado de la reforma realizada por los arquitectos de Basilea Christ & Gantenbein en el antiguo pabellón mortuorio construido por Melchior Berri.

Al acercarse a la Aeschenplatz podrá divisar ya desde la distancia la que tal vez sea la más grande y llamativa de las obras de arte en el espacio público de Basilea: Hammering Man(2) («Hombre martilleando»), de Jonathan Borofsky. Esta colosal escultura trabaja en un bucle interminable: el gigante negro de aluminio y acero da entre tres y cuatro lentos golpes de martillo cada minuto.

Hammering Man

Muy cerca se encuentra la Picassoplatz, lo que nos lleva a una historia legendaria y sorprendente: y es que Basilea y Picasso están vinculados por un acontecimiento artístico muy especial del año 1967.

Pues bien, en esta plaza que lleva el nombre del pintor español se encuentra la escultura L’homme aux bras écartés(4) («El hombre de los brazos extendidos»), una versión apta para la intemperie de la obra original de Pablo Picasso.

L'Homme aux bras écartés

Pero volvamos al presente y al arte callejero moderno, uno de cuyos maestros es el artista conocido como Invader. Sus Space Invaders(5) adornan diferentes muros y fachadas de Basilea: en total, hay más de 24 repartidos por toda la ciudad. Una de estos «marcianos de ordenador» se oculta también en la Picassoplatz: si se fija bien podrá usted descubrirlo en la fachada de un edificio comercial.

Space Invaders

Si continúa hasta el edificio principal del Kunstmuseum Basel podrá tomarse un descanso en el Bistro situado en el patio. ¿En qué otro lugar se puede almorzar rodeado de esculturas "Bürger von Calais"(6) de Auguste Rodin y Alexander Calder?

Bürger von Calais

El paseo continúa hacia el casco antiguo, pasando junto a la fuente Tinguely y atravesando la Barfüsserplatz hasta llegar a la Gerbergässlein.El grafiti de la Gerbergässlein(7) es seguramente la pieza de arte urbano más conocida del casco antiguo de Basilea. La obra es un encargo del rock-bar L’Unique, situado justo enfrente. Si se sienta en el bar y busca con atención es probable que encuentre el retrato de su músico favorito.

Street Art – L'unique

Saliendo del bar a la derecha, pasando por Gerbergässlein y subiendo los escalones o la Leonhardsstaffelberg llegará a la Leonhardskirchplatz, donde el escultor Peter Moilliet erigió su propio monumento al Dr. Rudolf Riggenbach(8), un amante del arte y conservador de monumentos de la ciudad. Con su abrigo abierto y su puro a medio fumar, la estatua de este original personaje atrae todas las miradas.

Dr. Rudolph Riggenbach

Arion, Omar, Schwarzer Teufel («Diablo Negro»), Silberpfeil («Flecha de Plata»)(9): estos sonoros nombres, pertenecientes a caballos de novelas de la literatura internacional, están grabados en el suelo de las antiguas caballerizas del cercano Rosshof como recuerdo de tiempos pasados. Se trata de una obra del artista Hannes Vogel. Para llegar hasta allí, lo mejor es seguir andando por el Heuberg hasta Auf der Lyss y luego continuar por Spalenberg y Nadelberg hasta el Rosshof.

Arion, Omar, Schwarzer Teufel, Silberpfeil

¿Reconoce la zona tras el recorrido de ayer? A pocos pasos de aquí pudo admirar la obra de The London Police. Ahora le recomendamos tomar una cena típica de Basilea en la cervecería de estilo modernista Zur Harmonie. ¡Buen provecho!